Archivo

Archive for the ‘Teatro’ Category

Cómo fabricar tu propia Vagina™

17 de marzo de 2012 Deja un comentario

Para fabricar tu propia Vagina, necesitarás una serie de ingredientes fáciles de adquirir en la ferretería más cercana, o en un burdel, o en las profundidades de tu propio ser.

Necesitaremos en primer lugar, un par de buenos labios, que deberás arrancarle a una mujer famosa de su boca, y mojar posteriormente en agua de mar (no vale mezclar agua y sal). Después, en un tarro, deberás meter vinagre y diez cucharadas pequeñas de azúcar, y removerlo sin descanso durante tres días. Acto seguido, espera un día entero tumbado en la cama, con el tarro a diez metros, y una vez pasadas las diez horas, corre y mete un pequeño trozo de alambre de espinos dentro del tarro.

Una vez el alambre esté correctamente introducido, deberás ponerte en contacto con una anciana que haya sido cegada por el sol, y hacer que meta la mano dentro del tarro. Cuando te hayas cerciorado de que parte de su sangre se haya quedado en el alambre, rompe el tarro contra un suelo de madera, y embadurna los labios de mujer famosa en los restos que hayan quedado en el suelo. Deberás tener colgados los labios en tu nevera durante un año y, muy importante, meterlos en una caja de zapatos los días de lluvia, aún estando la nevera dentro de casa.

Cuando haya pasado justo un año, estarán casi listos. Deberás tener preparada una roca venusiana, que sólo se encuentra en las montañas del planeta Venus, aunque una roca común de la Tierra también vale, es indiferente. Deja los labios sobre la roca al sol, mientras, muy cerca de ellos susurras estas palabras: no más Cristo, más tu ombligo, menos fieras. Repite esas palabras cien veces a lo largo de una hora. Es importante respetar el número de veces y la hora exacta, si no lo haces correctamente deberás volver al principio del proceso y conseguir unos labios nuevos.

Hecho ésto, buscarás un león blanco, y le dejarás cuidadosamente en el suelo los labios, para que se los coma. Deberás esperar entonces a que el león muera, pero no vale si lo asesinas tú, deberá ser por muerte natural, o asesinado por otro león blanco. Una vez muerto el animal, deberás quitarle sus testículos y aplastarlos con una piedra filosofal. Lame vigorosamente la piedra filosofal después de ese proceso, y pronto crecerá en ti una vagina.

Pero la vagina necesita sus cuidados. Cuidados de la vagina:

– No ponerle peso encima, ni a los lados, sólo en el interior, si ella así lo pide.

– Regarlo con agua destilada.

– Hablarle, a baja frecuencia y con cariño, y escuchar si habla.

– Alimentarla con orquídeas.

– No alarmarse si sangra. Durante los periodos que haga eso, habrá que hablarle lo menos posible y no llevarle la contraria.

– En caso de que sea extremadamente difícil de tratar en los periodos mencionados antes, habrá que llevarle un diente de leche de un bebé llorón y depositarlo en el interior durante aproximadamente tres minutos.

– Los días lluviosos, cuando la lluvia se calme y salga el sol, ponerlo en dirección al arco iris.

Anuncios

Gente que no se ha follado a un travesti muere cada día

26 de junio de 2011 2 comentarios

Oscuridad. Sonido de aviones y de bombas cayendo.

LUZ.
Hay dos personajes, vestidos de manera elegante y aristocrática. Son EL PRINCIPE y LA PRINCESA. A pesar de su vestimenta elegante, él lleva un gorrito con una hélice, y ella, un velo con un pene de plástico, como los de las despedidas de solteras.

PRÍNCIPE: (nervioso) Querida, llegaremos tarde al banquete, ¿Se puede conocer la causa de tu tardanza?

PRINCESA: Es que… estoy esperando a Godot.

PRÍNCIPE: Dejate de excusas absurdas, Sebastián nos está esperando afuera con el carruaje.

PRINCESA: (se mueve de un lado a otro, intentando ocultar su nerviosismo) Es cierto… ya no hay excusas que valgan… estoy deseosa de conocer al Marqués de Borgolot.

PRÍNCIPE: Y no te olvides del Príncipe de Bequelér.

PRINCESA: Eso, el Príncipe de Bequelér.

PRÍNCIPE: Querida, noto en tu mirada que estás tensa y no quieres ir al banquete.

PRINCESA: ¡No, no! ¡No es eso! Es solo que… no se si estoy bien maquillada…

PRÍNCIPE: (en un forzado tono comprensivo) Si hay alguna razón seria por la que no quieras ir, puedes contármela… Querida.

PRINCESA: No es nada…

PRÍNCIPE: (cada vez más nerviso) Anda, dímelo querida, para eso somos almas gemelas. No tenemos secretos.

PRINCESA: No…

PRÍNCIPE: (furioso) ¡Dímelo!

PRINCESA: A tu amigo, el Marqués de Borgolot le huele el aliento. Y el Príncipe de Bequelér es un completo majadero. Y su mujer, una furcia. Elmenú del banquete no me gusta, porque detesto los embriones de rata que a tí tanto te apasionan, y ese cantante hippie de las gafas es un completo embustero ¡Que fácil es pedir la paz en el mundo cuando vives en una estúpida mansión mientras tu mujer, la japonesa vanguardista te hace una felación!

PRÍNCIPE: Querida… Estás irreconocible.

PRINCESA: ¡Estoy harta de toda esta mierda de vida aristocrática! Yo solo quería ser una mujer independiente… Con trabajo… Pudiendome ir por ahí sin dar explicaciones… ¡Pudiendo pensar por mí misma! ¡Ahora sólo soy tu esclava, tu juguete, tu pequeño trofeo de cabellos dorados, que solo puede aspirar a sorprender a los demás con unos nuevos zapatos!

PRÍNCIPE: (con los ojos llenos de ira y extremadamente serio) Ja… Que bromista eres… Igual que tu madre… Ahora, ¿Nos vamos al banquete?

PRINCESA: Claro que sí.

Categorías:Teatro

Conversaciones (in)trascendentes

19 de junio de 2011 Deja un comentario

RUBEN: cachis… Pues una comida más rica… Andrea se puso glafqvmqmvbnqenñbnqevq (palabras inentendibles)… Mentira, pero como si lo hubiera hecho.

LEONOTIS: jajajajaajaa

RUBEN: Es qe si no luego me pega.

LEONOTIS:  Pues muy mal,mandala a fregar.

RUBEN: Y me pega con la sarten.

LEONOTIS: ¡Jarrrjar!

RUBEN:  Además ya parezco un muñeco que tiene cara de diptongo…

LEONOTIS: jaaajajajaaj ¡siiii!

RUBEN: ¿por qué parezco un muñeco?

LEONOTIS: Pareces de cera en la foto jajajaaja

RUBEN: Ala qe guay,entonces me parezco mucho a mi “yo” ideal, ya que Platón decía qe si las ideas bla bla bla

LEONOTIS: Tiene sentido maldita sea… Qué razon…

Categorías:Rarities, Teatro