Archivo

Archive for the ‘Música’ Category

Cómo fabricar tu propia Vagina™

17 de marzo de 2012 Deja un comentario

Para fabricar tu propia Vagina, necesitarás una serie de ingredientes fáciles de adquirir en la ferretería más cercana, o en un burdel, o en las profundidades de tu propio ser.

Necesitaremos en primer lugar, un par de buenos labios, que deberás arrancarle a una mujer famosa de su boca, y mojar posteriormente en agua de mar (no vale mezclar agua y sal). Después, en un tarro, deberás meter vinagre y diez cucharadas pequeñas de azúcar, y removerlo sin descanso durante tres días. Acto seguido, espera un día entero tumbado en la cama, con el tarro a diez metros, y una vez pasadas las diez horas, corre y mete un pequeño trozo de alambre de espinos dentro del tarro.

Una vez el alambre esté correctamente introducido, deberás ponerte en contacto con una anciana que haya sido cegada por el sol, y hacer que meta la mano dentro del tarro. Cuando te hayas cerciorado de que parte de su sangre se haya quedado en el alambre, rompe el tarro contra un suelo de madera, y embadurna los labios de mujer famosa en los restos que hayan quedado en el suelo. Deberás tener colgados los labios en tu nevera durante un año y, muy importante, meterlos en una caja de zapatos los días de lluvia, aún estando la nevera dentro de casa.

Cuando haya pasado justo un año, estarán casi listos. Deberás tener preparada una roca venusiana, que sólo se encuentra en las montañas del planeta Venus, aunque una roca común de la Tierra también vale, es indiferente. Deja los labios sobre la roca al sol, mientras, muy cerca de ellos susurras estas palabras: no más Cristo, más tu ombligo, menos fieras. Repite esas palabras cien veces a lo largo de una hora. Es importante respetar el número de veces y la hora exacta, si no lo haces correctamente deberás volver al principio del proceso y conseguir unos labios nuevos.

Hecho ésto, buscarás un león blanco, y le dejarás cuidadosamente en el suelo los labios, para que se los coma. Deberás esperar entonces a que el león muera, pero no vale si lo asesinas tú, deberá ser por muerte natural, o asesinado por otro león blanco. Una vez muerto el animal, deberás quitarle sus testículos y aplastarlos con una piedra filosofal. Lame vigorosamente la piedra filosofal después de ese proceso, y pronto crecerá en ti una vagina.

Pero la vagina necesita sus cuidados. Cuidados de la vagina:

– No ponerle peso encima, ni a los lados, sólo en el interior, si ella así lo pide.

– Regarlo con agua destilada.

– Hablarle, a baja frecuencia y con cariño, y escuchar si habla.

– Alimentarla con orquídeas.

– No alarmarse si sangra. Durante los periodos que haga eso, habrá que hablarle lo menos posible y no llevarle la contraria.

– En caso de que sea extremadamente difícil de tratar en los periodos mencionados antes, habrá que llevarle un diente de leche de un bebé llorón y depositarlo en el interior durante aproximadamente tres minutos.

– Los días lluviosos, cuando la lluvia se calme y salga el sol, ponerlo en dirección al arco iris.

Muñeco de Barro

14 de octubre de 2011 2 comentarios

Hay un lugar donde van todos esos grupos de mierda de los que luego no se sabe nada. Café Quijano, por ejemplo, están muertos todos. Dicen que se separaron, porque el hecho de decir que se separaron es más impactante que decir que se murieron. Fíjate que jodido. Es decir, que si dijeran que se han muerto se la sudaría a todo el mundo ya.

Y Cartoons, joder. Esos eran una puta mierda. Desaparecieron directamente. ¿Alguien ha leido 1984? ¿Cuando alguien hacía algo y el gobierno les borraba directamente de la faz de la Tierra, borrando todo lo relacionado con esa persona como si no hubiera existido? Pues Cartoons también hizo algo muy jodido: existir. ¿Pero qué ostias llevaban en las putas cabezas? ¡Uno de ellos llevaba cochecitos en lugar de zapatos! ¡Cuéntame otra!

Os dejo con la puta canción del TPH Club. SÍ JODER, LO DE SUPER EÑE. Mierda noventera. Atentos a la parte estridente donde dice: MARAVILLOSO EEEEEES.

Categorías:Música

Banda Sonora Veraniega de Leonotis Leonorus

31 de agosto de 2011 1 comentario

Mañana empieza septiembre, mañana empiezan las recuperaciones, y al menos para mí, mañana termina el verano. Han sido unos meses raros y ha habido cierta diversión. Ha habido borracheras, ha habido fiesta, he conocido gente y, como intentaré demostrar mañana, he estudiado lo mío. No ha sido un verano inútil, aunque podría haber sido más productivo. Me lo he pasado acojonado un poco por pensar en la posibilidad de no pasar y de quedarme otro año en la escuela mientras los demás se hacen universitarios. Pero que les jodan a todos, eso no va a pasar. Si tuviera que elegir unas cuantas canciones o bandas sonoras que acompañasen este anodino verano, serían las siguientes. Unas me recuerdan a alguna película interesante que me ha hecho el verano más llevadero, otras me recuerdan a alguna borrachera en la que repetía sin parar que yo era Sting, otras, a algún festival de Rock, otras a bromas con los amigos sobre música techno,  y alguna otra la recuerdo muy bien por haberla escuchado en la biblioteca, en mis auriculares, mientras todos estaban en silencio y nadie más que yo podía oír a Freddie Mercury dentro de sus oídos en ese lugar y en ese momento.

 

Categorías:Música

A star is fuckin’ death

24 de julio de 2011 5 comentarios

Si, si, Amy Winehouse está muerta. Murió esta tarde en Londres. Quiero hablar de ella antes de que sus discos se vendan en masa. Antes de que se vendan camisetas con su foto. Antes de que la gente que hacía bromas sobre su drogadicción o su pelo de mierda empiecen a llorar su muerte y a decir que era la mejor. Mañana me despertaré y veré como su muerte acapara las noticias durante semanas, eclipsando cosas nimias como locos que asesinan a noventa personas en Oslo.

Estúpido alternativo de mierda, excremento de librepensador, no eres mejor que los demás por hacer como que opinas algo distinto. Bah. Que me besen los genitales.

Amy Winehouse era buena. Era cojonuda, joder. Todo ese soul y R&B que sonaba a muerto hoy en día. Todo eso que parece sacado de la puta edad de oro de la Motown. Esa voz que hace la competencia a la mejor Nina Simone. Era única, insuperable. Y se drogaba muchísimo, sí. Una drogadicta venida a menos cuya vida era un infierno porque no sabría cuando era de día y cuando de noche y que ya antes de palmarla en Londres a las cuatro de la tarde era un cadáver andante. Pero cantaba con su jodida alma.

¿Pueden decir eso los músicos anti droga que anuncian Pepsi y le chupan la polla a Satanás? Lo dudo. Como decía Bill Hicks, si crees que las drogas no han hecho nada bueno por la música, coge todos tus mejores discos, esos que han enriquecido tu vida, y tíralos a la basura.

En fin, el tema es que, hemos perdido una jodida estrella que sólo nos había dado dos discos. La droga la ha destrozado, que bien, ahora es una puta leyenda, muerta a los veintisiete, ahora vive en el olimpo de mierda de las “””””Estrellas Malditas”””””.

Ahí va. Ésta ni se molestó en jugar al ajedrez con la muerte.

Categorías:Música

Sonisphere, la última frontera

17 de julio de 2011 Deja un comentario

Ya lo sé, tendré que arrancarme los testículos como prometí si no escribía una entrada al día. Publicidad engañosa, lo siento.

Aunque mis ídolos musicales son David Bowie, Arcade Fire, los Rolling o mierdas de esas, a veces uno no se puede resistir a rodearse durante dos días de auténticas movidas Heavy-rockeras. Y así fue como me planté el mismo día del festival SONISPHERE en Getafe y me compré la entrada por el mismo precio que la primera semana de venderse. La magia de tener contactos influyentes. Recuerdos a la buena de Bea que se quedó sin dedos al poner pulseras un día entero.

En fin, dos días enteros de polvo, terraplenes, bebidas caras, aventuras y heavy metal. El primer día fue casi todo morralla. Algún grupillo decente por aquí y por allá, toda clase de gente aficionada al metal y esas mariconadas, y un escenario enorme y abrumador. Nunca había visto nada parecido.

Y entonces llegó Sôber.  Lo mejor del día. Un subidón, grandes canciones, grandísima música, un solo de batería espectacular… El mejor grupo de rock español, lo digo así de claro. Que se arrodillen todos ante Carlos Escobedo y sus secuaces.

Tras perdernos a Slash, llegó el segundo día. Empezamos con mal pie, nos perdimos la mitad de Mastodon, pero fueron brutales y perfectos, como siempre, dando mucha caña. Luego vinieron los violonchelos y las melenas al viento. Allí estaba Apocalyptica dando duro. Una gran demostración de cómo hacer algo diferente en este mundillo. Miles de personas sintiendo su adrenalina subiendo por culpa de cuatro tremendos violonchelos.

Después Dream Theater, muy competentes, se disfrutó mucho de ellos a pesar de que se hicieron muuuuy largos porque justo después venía Iron Maiden. Me abstengo de decir ningún comentario tópico sobre la marcha de Portnoy del grupo. Por fin llegaron Maiden, la gente se agolpaba, aquello parecía una versión gigante del camarote de los hermanos Marx. Aunque apenas podías dar saltos, aunque apenas se veía nada con la gente de delante, fueron enormes. Una escenografía jodidamente buena, un carisma desbordante, y una energía que no se ha perdido con el paso de los años.

Quizá había demasiado Final Frontier (¡A nadie le gusta el último disco, coño!), y se dejaron Aces High, Phantom of the Opera, Wasted Years, Can I play with Madness o Run to the hills, pero fue orgásmico. Hubo un momento en el que Eddie se escondió, las luces se apagaron, y todo se quedó en silencio salvo por los aplausos. Parecía que habían terminado y entonces… ¡PAM!  The Number of the Beast.

Y después, esperaba encontrarme con unos Twisted Sister pasados de rosca, viejos, esperpénticos y estancados en los buenos ochenta, pero me sorprendieron gratamente. Tenían una fuerza enorme, se lo estaban pasando teta y nos dieron a todos mucha caña. Sobre todo con aquel We´re not gonna take it convertido en Huevos con aceite.

En fin, un gran festival, un gran ambiente, buena compañía, risas, gallegos borrachos que se te caen encima, humo, cansancio, y satisfacción.

Es bueno estar en casa.

Categorías:Música

I got soul but I´m not a soldier

11 de julio de 2011 1 comentario

 

Ah, The Killers. Ese grupo que me lleva acompañando algún tiempo. Ese aire a veces esperpéntico e intencionadamente hortera, esas letras que a veces parecen no decir nada, esas canciones que se meten en tu cabeza y te acompañan. Pero que verdaderamente te acompaña. Es una especie de puta banda sonora de tu vida. Está en tus pifias amorosas, en tus momentos felices, en tus paseos por la ciudad.

Brandon Flowers con su voz y su mirada de cachorro. Siempre está ahí. Recuerdo aquella vez en el instituto, cuando todavía estaba allí, uno de los últimos días, en el aula de música. La gente bajó las persianas, puso música bailable y se puso a bailotear. Me aburrían (¿Me creía superior acaso?). Me fui al ordenador y puse Mr Brightside. Me senté en la silla y me sentí como el maldito Tim Robbins en Cadena Perpetua. El profesor intentó disimular que estaba sonriendo.

Desde entonces siempre han ido apareciendo una y otra vez en cualquier ocasión. Incluso cuando se dieron un tiempo, como si fueran una especie de pareja de novios de mierda que se habían aburrido. A pesar de lo que diga la crítica, Brandon en solitario tampoco está tan mal.

Algunas veces, hasta los estribillos más absurdos e incomprensibles parecen intentar decirme algo. Y sólo por eso cobran sentido. Yo que sé.

Categorías:Música

Una fábula de Rock & Roll

27 de junio de 2011 Deja un comentario

Las personas solemos olvidar las cosas. A veces olvidamos dónde nos hemos dejado las zapatillas. Otras, nos olvidamos de ciertas películas que deberían estar en un altar. Calles de Fuego es una de ellas.

Hay películas que no tienen tanta miga como parece y se endiosan hasta la nausea (ejem Blade Runner ejem) pero en cambio otras como ésta, con menos complejos y una banda sonora orgásmica, se quedan por ahí metidas en el baúl de los recuerdos.

Calles de Fuego no es que sea precisamente la hostia de compleja, y eso es lo mejor. Es la historia de un tío durísimo que tiene que rescatar a una cantante de rock, que además de ser su ex, ahora está saliendo con su repelente productor, que tiene cara de dependiente de floristería al que le gustan las plantas carnívoras. Lo realmente destacable es el escenario: una ciudad ficticia en una época ficticia, donde las luces de neón se mezclan con cafeterías y clubes a lo años 50, macarras vestidos de cuero, mujeres con hombreras, Harleys, alcohol y Rock & Roll. Cuando se estrenó Apocalypse Now, Francis Ford Coppola dijo: “Esto no es una película sobre Vietnam, esto es Vietnam”. Pues bueno, esta película no va sobre Rock & Roll, esta película es el Rock & Roll.

Calles de fuego comienza con la mujer protagonista, Ellen Aim, cantando una canción en un enorme escenario, y sólo esa canción te deja, por decirlo vulgarmente, con el culo roto, y te mete de lleno en la película. El director de cine Cecil B. Demille decía que una buena película debe empezar como un terremoto y de ahí ir subiendo. En otras películas el terremoto es una persecución, una explosión, una escena dramática… En ésta es una canción, Nowhere Fast, que es el espíritu de la película. A partir de ahí entran en acción los moteros, los héroes y el Rock.

Willem Dafoe siempre ha sido feo

Este western futurista rockero es una de las películas más infravaloradas que he visto. Desde el principio hasta el final hay hostias, amor, risas, buena música y Willem Dafoe demostrándonos que ha sido feo desde que nació. Argumentalmente no verás nada nuevo, hay un héroe duro pero de buen corazón, una tía maciza, secundarios graciosos, el malo que es muy malo, la tía dura y poco femenina, etc etc. Pero es todo tan original y tan bien presentado que es imposible que no te lo pases como un jodido enano. Además, nunca cae en tópicos: no hay pasteladas, no siempre gana el protagonista, hay un final abierto…

Si no te gusta, tienes un serio problema para entender el cine de acción-aventura.

Categorías:Cine, Música